Barcelona es una visita obligada en el circuito europeo y meditarráneo además de ofrecer atractivos ya sea para viajes en pareja, con amigos o con niños.